21 dic. 2013

Grimson y los golems


Esta entrada está dedicada a cumplir otra de las promesas que tenía pendiente: publicar un libro de hechizos del Warlord. Hace un tiempo estuve probando un grimorio de este mago alrededor de la idea de dominar la mesa mediante Grimson, el enano francotirador capaz de disparar a criaturas situadas hasta a tres zonas de distancia, amparado en la seguridad que confiere tener como guardaespaldas al Warlord y un par de Iron golems y estar toda la tropa escondida tras unos buenos muros de resistente piedra.


Empezamos con la lista de hechizos que he decidido incluir en el grimorio (confeccionado tras la salida la expansión Druid vs Necromancer) y más adelante analizamos las aperturas y las diferentes estrategias que puedan desarrollarse.

Equipment (18)
1x Leather gloves
1x Leather boots
2x Dragonscale hauberk
1x Veteran's belt
2x Helm of command
1x Mage wand
1x Ring of command

Conjurations (12)
2x Wall of stone
1x Wall of pikes
3x Mana flower
1x Archer's watchtower 


Creatures (30)
2x Grimson Deadeye, sniper
2x Dwarven panzergarde
4x Iron golem
1x Thorg, chief bodyguard

Enchantments (18)
1x Nullify
1x Armor ward
1x Hawkeye
1x Rhino hide
1x Regrowth
1x Fortified position
1x Standard bearer
1x Spiked pit


Incantations (38)
2x Dispel
2x Dissolve
2x Force push
2x Teleport
1x Charge
2x Sniper shot
2x Battle fury
1x Piercing strike
1x Whirling strike
1x Minor heal
1x Rouse the beast

Attack spells (4)
2x Hurl boulder


La apertura habitual con este libro es la siguiente:

-Turno 1 (19 puntos de maná): Movimiento hacia arriba y Mana flower; Quick cast: Mana flower (9).
-Turno 2 (20): Grimson, Deadeye sniper; Quick cast: Rouse the beast si el rival se pone a tiro (1) o Mana flower si el rival se ha quedado en su esquinita (0).

Si el rival ha decido venir a por nosotros:
-Turno 3 (12): Quick cast: Wall of stone justo delante para obligar a que lo rodee y demorar el ataque; Archer's watchtower para que el enano pueda disparar desde detrás del muro (1).
-Turno 4 (13): Hay múltiples opciones; podemos optar por invocar el primer Iron golem (0), equiparnos con Rhino hide y Dragonscale hauberk (2) o poner otro muro en función del avance enemigo y un Rhino hide (1).

Si el rival no se ha puesto a tiro de Grimson:
-Turno 3 (12): Movimiento hacia el centro y Archer's watchtower; Quick cast: Force push para traer al tirador a la misma zona y poder disparar al enemigo utilizando el bonificador de la torre (5).
-Turno 4 (18): Quick cast: Wall of stone delante de nuestra posición para tener cobertura; la acción de nuestro Warlord puede invertirse en equiparnos con Rhino hide (6), invocar un segundo muro (4) o mejor aún, extender el primero y equiparnos con Leather gloves (0) o incrementar el ataque de Grimson con Hawkeye (8).

Apunten... ¡Fuego!


El libro tiene una posible apertura ultra defensiva que puede venir bien si el rival viene a por nosotros a muerte (como haría una solitaria Forcemaster) y que consiste en plantar en el primer turno dos Mana flower e invertir los cuatro siguientes turnos invocando los cuatro Iron golems. No he llegado a probar esta salida, pero tener esas cuatro moles de hierro protegiendo al Warlord parece que puede constituir una buena defensa.

También quiero señalar que el libro incluye la posibilidad de preparar una pequeña trampa a un rival inexperto o despistado. Si conseguimos tener tres o cuatro Iron golems en una misma zona, podemos colocar en ella un Spiked pit y teletransportar al enemigo a dicha zona. La trampa, además de propinar un buen golpe, coloca un contador Stuck sobre el rival, por lo que no podrá moverse y los Iron golems tendrán vía libre para soltar mamporros a diestro y siniestro.

Este grimorio (en realidad, algunas versiones previas en las que cambiaban cuatro o cinco cartas) ha visto la luz en cuatro ocasiones nada más, ya que con motivo del campeonato de Europa de Juego de Tronos dejé aparcado Mage Wars durante un par de semanas y a la vuelta del mismo puse mis garras sobre la ampliación Druid vs Necromancer y desde entonces me he centrado en estos nuevos magos. Los contrincantes fueron dos Warlocks, un Straywood Beastmaster y una Jokhtari Beastmaster, obteniendo dos victorias y dos derrotas.

-El primero de los Warlocks jugó una estrategia francotiradora con Adramelech. A pesar de defenderme relativamente bien de sus embates, las tiradas de las quemaduras me hicieron mucho más daño del esperado y acabaron por matarme justo cuando la partida se iba a decantar a mi favor. Esto fue un buen recordatorio de que, por mucho que la probabilidad diga que cada quemadura tiene que hacer 3 daños de media (ver Los números tras el fuego), el azar acaba haciendo lo que le da la real gana.

-El segundo Warlock empleó una estrategia agresiva y solitaria, con Battle forge y mucho equipo. Su desarrollo fue demasiado lento y pronto tuve en mesa más amenazas de las que podía soportar mi rival: Grimson le obligó a venir hacia mí y una vez la batalla pasó a ser un cuerpo a cuerpo mis Iron golems remataron al enemigo.

-La tercera partida fue contra un Straywood Beastmaster de estrategia francotiradora basada en invocar dos osos y un Bitterwood fox Pet para la quinta ronda y poner una cantidad ingente de dados sobre el adversario. A pesar de que mi rival (Noa) no sabía lo que yo pretendía hacer porque mi Warlord era nuevo para ella, intuyó que podía intentar encerrarme con muros y supo escoger un Teleport clave para el turno cuarto y desbaratar todo mi entramado defensivo. La partida fue una masacre. Quizá la salida de cuatro Iron golems hubiera sido mejor que la habitual de Grimson.

-La cuarta batalla fue contra una Jokhtari Beastmaster con estrategia francontiradora: oso y arco. Sin embargo, los muros fueron un duro varapalo para sus planes y no tuvo ninguna oportunidad mientras Grimson la tiroteaba.

Hay varias cartas que se pueden incluir y que ahora mismo no están dentro porque no me han cabido, como Wand of healing (para quitar estados y aportar un poco más de curación), un segundo Charge para que los Iron golems tengan un poco más de movilidad y alguna otra chuchería más, como War sledge o Akiro's hammer que, a pesar de ser una carta bastante atroz, puede brillar (o mejor dicho, llegar a ser potable) en una partida en la que el rival utiliza muchas conjuraciones, como una Druid o un Wizard. Hacerles hueco pasa por quitar la segunda copia de Grimson, que no he llegado a necesitar nunca, o a Thorg, aunque este último es bastante útil en determinadas circunstancias.

En cuanto a la competitividad de este libro, no puedo evitar pensar que el mismo grimorio (en esencia) construido utilizando un Earth Wizard en vez de un Warlord sería más competitivo. El Wizard tiene las siguentes ventajas: no se triplica el coste de inclusión en el grimorio de los hechizos arcanos, por lo que podría utilizar más copias de los hechizos arcanos Nullify, Dispel y Teleport, y tiene acceso a una de las mejores habilidades del juego como es la del Voltaric shield. Sólo por dos estos factores, seguramente merezca la pena la conversión al mago arcano, aunque por el camino perdamos algunas de las particularidades que ofrece este libro.

Aún así, la sensación que me dejó el libro fue muy grata, ya que de las cuatro partidas sólo hubo una donde perdí con claridad. Y se trata del Warlord, con la desventaja inherente (por el momento) que ello supone. Eso sí, no lo he probado contra el coco del entorno: el Wizard. Si alguno de vosotros decide darle una oportunidad a este pobre mago necesitado de cariño y utiliza este libro o una variante basada en él le agradecería que compartiera con todos nosotros sus impresiones.

2 comentarios:

  1. Me suena la lista ^^ Se parece a la mía pero sin llevar 4 golems :O
    La probaré, por ahora este mago me está gustando pero no es tan bruto como la forcemaster o el warlock, que me jumaron de lo lindo.
    Habrá que trastear más y más.
    Ah, hecho de menos el lugar que o cura o da melee +1 ;)

    ResponderEliminar
  2. Este mago tiene un estilo muy diferente, mucho más centrado en el control posicional de la arena. No son una apisonadora como lo pueden ser el Warlock o la Forcemaster, que pueden desarrollar un juego muy directo y que puede abrumar al rival si no está preparado. Pero también te digo que el juego posicional me parece mucho más entretenido. Eso sí, te recomiendo encarecidamente que pruebes los Iron golems. Son una bestia parda defendiendo, a pesar de que necesite apoyo para poder atacar.

    Hand of Bim-Shalla es un hechizo tremendamente potente, pero en este libro no se puede aprovechar su potencial al máximo: a Grimson no se le puede incrementar su ataque y los Golems (Nonliving) tampoco se benefician de ninguna de sus habilidades. El que sí puede rentarlo es el propio Warlord, por lo que se puede quitar el Hawkeye e incluir el templo. Aunque tener la posibilidad de que Grimson dispare 8 dados en algo muy serio.

    ResponderEliminar